jueves, 24 de febrero de 2011

Padres, ¿sois conscientes de vuestra implicación en la catequesis de vuestros hijos?

Queridos padres y madres, Paz y Bien:

Los catequistas de vuestros hijos, en primer lugar, queremos daros las gracias por confiar en nosotros una parte, muy importante, de su formación.

Esa confianza, nos lleva a solicitaros que uno de los compromisos que, el día de su Bautismo, delante del Señor y de todos los que os acompañaban, fuisteis capaces de hacer, se vaya haciendo realidad día a día.

Recordad:

— ¿Qué nombre quieren darle ustedes a su hijo?
R. Queremos que se llame ..(el nombre de vuestro hijo o hija)...
— ¿Qué piden a la Iglesia de Dios para ..(el nombre de vuestro hijo o hija)..?
R. La gracia del Bautismo.
Ustedes papás que piden el Bautismo para su hijo, deben darse cuenta de
que contraen la obligación de educarlo en la fe, para que sepa guardar los
mandamientos divinos: amar a Dios y a su prójimo, como Cristo nos
enseñó. ¿Aceptan esta obligación?
R. Sí, la aceptamos.

Pues bien, ese compromiso que entendemos lo lleváis a cabo día a día (rezáis con ellos en casa o en la calle, dais buenos ejemplos y consejos, colaboráis y apoyáis a sus maestros aceptando sus decisiones y formas de enseñar, etc.), ese compromiso, ha de darse en catequesis.

La catequesis, y por supuesto los catequistas, pretende que tanto vuestros hijos como vosotros, y en el fondo toda la Iglesia, quedemos: “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” (Cf. Col 2, 7)

Por lo tanto os pedimos que os intereséis por su formación dentro de la catequesis. ¿Cómo?. Cogiendo el Catecismo y volviendo a leer con ellos el tema que se ha dado.
Tened la Biblia al lado y consultadla.

Si tenemos un rato para ver la televisión o para hablar por teléfono o pasear, ¿no vamos a tener un rato para nuestros hijos?.

Recordad que nadie nos obliga a que nuestros hijos hagan la Primera Comunión y, por lo tanto ellos como vosotros, padres y madres, debéis prepararos de la forma que, esa semilla de Fe que tenéis dentro (y que nos la pusieron nuestros padres a nosotros) crezca y su fruto dure toda vuestra vida y no sólo ese día tan esperado.

Por todo esto, no os extrañe que, algunos días, los niños os lleven unas fichas de los temas que se tratan para que vosotros las completéis (sería conveniente que en este “trabajo” os ayudéis de vuestros hijos).

Y, no olvidemos, como decía Madre Carmen, en diferentes ocasiones: Esforcémonos principalmente en formar en las virtudes sólidas el corazón de la juventud, enseñándoles a conocer, amar y servir a Dios.

-
Tened mucha caridad con esos «angelitos».

- Miren en los niños la persona de Jesús infante.

Quedamos a vuestra disposición para lo que necesitéis. Gracias.

0 comentarios:

Publicar un comentario

--

 
Esta web utiliza cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si continuas en ella, se entiende que aceptas el uso de las mismas. OK Más información