lunes, 22 de agosto de 2011

Después de estos días tan intensos, sólo nos queda decir: GRACIAS, SEÑOR. Por la comunidad que generosamente nos ha acogido, por las voluntarias que día a día compartieron con nosotros, viviendo la fe en el servicio y por todas las personas que han hecho posible este encuentro.

Ahora el Santo Padre nos pide ser testigos, allí donde nos encontremos, que anunciemos con nuestras palabras y con nuestra vida que Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida… “Bendito seas Señor…”

0 comentarios:

Publicar un comentario

--

 
Esta web utiliza cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si continuas en ella, se entiende que aceptas el uso de las mismas. OK Más información