sábado, 20 de agosto de 2011

En Cuatro Vientos... “¡Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe…!”

Tras largas horas de espera, en las que el hermano sol apretó, sobre las 8:00 de la tarde llegó el Santo Padre al Aeródromo de Cuatro Vientos. Allí miles de peregrinos le esperábamos con gran entusiasmo, el mismo que mantuvimos aún bajo la intensa lluvia y el viento, que cesó para permitirnos vivir el momento más importante de manera especial: la Adoración Eucarística y la Consagración al Corazón de Jesús.
Una noche muy especial, bajo el limpio cielo de estrellas al que dejó paso la tormenta, rodeados de cantos y oraciones en todos los idiomas, entre sacos de dormir y mochilas… para esperar al Papa y celebrar junto a Él la Santa Eucaristía. Aún se veía el ir y venir de peregrinos buscando el mejor sitio para escuchar al Santo Padre y recibir al Señor. Su invitación resuena fuerte en el corazón: “¡Cristo os necesita para llevar su Amor y su Palabra a todos los hombres!”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

--

 
Esta web utiliza cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si continuas en ella, se entiende que aceptas el uso de las mismas. OK Más información