martes, 13 de noviembre de 2012

Dios nunca es ajeno al dolor humano


  • BORJA LANGDON, HERMANO DE BELÉN
    Se ordenó sacerdote en mayo, con 25 años, y cinco meses después daba la absolución a Belén, la sexta de los hermanos.

    -¿Dónde estaba Dios cuando ocurrió la tragedia?
  • -En el Madrid Arena. 
    -A veces parece el gran ausente.
    -Nunca es ajeno al dolor humano.
    -¿Cómo lo sabe?
    -Porque Cristo en la cruz lo sufrió en su propia carne.
    -¿Por qué Dios permite el sufrimiento de los inocentes?
    -Permitió la muerte de su Hijo, el Inocente máximo.
    -¿Para qué?
    -De aquello sacó el máximo bien, la Redención.
    -¿Y de la muerte de Belén qué saca?
    -Bienes espirituales.
    -Eso es muy vago.
    -Cientos de personas se han convertido al conocer su historia o al asistir el funeral.
    -¿Compensa venir a este mundo para morir aplastado?
    -La muerte nos tiene que llegar de un modo o de otro.
    -Pero no así y a los 17 años.
    -Lo importante no es la edad sino saber que esto es un peregrinar. 
    -¿Esta vida es sólo un prólogo?
    -La verdadera viene luego.
    -¿Y cree que Belén la ha alcanzado?
    -Ella decía que a quien muere el sábado se la lleva la Virgen.
    -Cuéntele esto a alguien que no tiene fe.
    -Le diría que la muerte no tiene la última palabra.
    -Pero si tras la muerte no hay nada todo es un pufo.
    -Ya lo decía San Pablo.
    -¿Que todo sería un pufo?
    -Que si Cristo no ha resucitado vana es nuestra fe.
    -¿Y cómo sabe usted que la fe no es una alucinación?
    -Porque la fe es razonada. 
    -Luego, se puede demostrar...
    -Se basa en hechos: la existencia, muerte y resurrección de Cristo. 
    -Si está tan claro, ¿por qué no todos creen?
    -Porque Dios nos deja libres para que creamos o no.
    -¿Su madre se enfadó con Dios?
    -No, tuvo dolor y tristeza, pero también paz. 
    -Recibió la noticia en Brasil.
    -Fue duro por la distancia, pero providencial porque estaba con mi padre. 
    -Y llegaron a tiempo de verla morir.
    -Pero se pasaron 11 horas en el aeropuerto de Río y 11 en el avión.
    -¿Qué le dijo usted a su madre cuando llegó al hospital?
    -“¿Estás preparada para abrazar la cruz?”
    -Y le contestó que sí.
    -“Con todas mis fuerzas” me dijo.
    -¿Su madre es especial?
    -No; tiene fe.
    -Pero la fe no es un amuleto contra la adversidad.
    -Es creer que Dios nos ama.
    -¿Cómo era Belén?
    -Alegre, servicial, sacrificada.
    -Algún defecto tendría.
    -Las típicas peleas con sus hermanas.
    -¿Con alguna en especial?
    -Con Natalia, la pequeña, pero luego le escribía notitas pidiéndole perdón.
    -Resuma en dos palabras estos días.
    -Dolor y belleza.
    -¿Belleza?
    -El cariño de la gente, el calor de la Iglesia, la gracia de Dios actuando.

    ALFONSO BASALLO

0 comentarios:

Publicar un comentario

--

 
Esta web utiliza cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si continuas en ella, se entiende que aceptas el uso de las mismas. OK Más información