MISIÓN, VISIÓN, VALORES

MISIÓN
Como Madre Carmen, queremos contribuir a la formación integral de la personalidad cristiana de los alumnos a nosotros confiados para que, realizada una síntesis personal entre fe y vida, ofrezcan al mundo de hoy el mensaje evangélico del Bien y la Paz (CP 6). Creemos fundamental para esta labor, como nos exhorta el papa Francisco, que los alumnos puedan armonizar en su vida las tres lenguas que toda persona madura debe integrar: la lengua de la mente, del corazón y de las manos.

VISIÓN

Nuestro Centro se esfuerza por ofrecer a la sociedad no solo un lugar de enseñanza, sino una comunidad de vida (CP 21) en la que todos aprenden a respetarse, a amarse, a trabajar en equipo, a asumir los conflictos y a enriquecerse con las diferencias. (CP 6)

Queremos formar a los niños y jóvenes en el sentido de la existencia humana a través de la pedagogía que muestra el corazón de Madre Carmen. (CP 6)
Buscamos que nuestro Centro sea espacio de acogida sin distinción de raza, lengua, cultura o religión; lugar de encuentro, creador y artífice de paz en el que niños y jóvenes experimenten la seguridad de sentirse respetados, valorados y amados, de ahí nuestra apuesta por la  atención a la diversidad y  a la mejora de la  convivencia escolar ofreciendo un ambiente de respeto y seguridad  donde los errores puedan convertirse en oportunidad de aprendizaje y cambio. (CP 13)
Queremos acercar la educación a la vida. Consideramos fundamentales los proyectos de innovación que conducen a construir una sociedad más justa, solidaria y fraterna (CP 5, 10). De ahí que potenciemos:
  • El aprendizaje de idiomas como herramienta de diálogo y comunicación en un mundo global, abierto y plural. (CP 11)
  • La lectura como medio del desarrollo intelectual, de la imaginación, de la capacidad de comunicación, de la empatía, como acercamiento a la cultura y como fuente de diversión. (CP 33)
  • El cálculo mental y el razonamiento matemático, aspectos que desarrollan el pensamiento lógico-matemático fundamental para la resolución de problemas en diferentes ámbitos de la vida y para crear un razonamiento crítico que proporcione orden y sentido a las acciones y decisiones del alumnado. (CP 33)
  • La cultura, el arte y  el deporte  como la otra cara del bien, la verdad y la belleza y como instrumentos de inserción local. (CP 11)
  • El uso de las TIC como medio de investigación y de análisis crítico de la realidad que nos rodea y como herramienta que posibilita la interrelación grupal. (CP 34)

Queremos crear un espacio que propicie el anuncio de una fe arraigada en el Evangelio. El estudio de la Palabra de Dios, la profundización en la persona de Jesucristo, la presencia maternal de María, la búsqueda de espacios y tiempos que promuevan la interioridad, el silencio y la celebración comunitaria de la fe a través de los sacramentos serán el clima que propicie el encuentro con Dios que llena de sentido el corazón humano. Esta labor se proyecta fuera del horario lectivo a través del movimiento Paz y Bien y de la colaboración con la parroquia y con la Iglesia Diocesana. (CP 15)
Estamos convencidos de que esto no es posible sin la formación continua del educador (CP 24) , agente privilegiado de la misión educativa, que promueve una calidad de enseñanza a través de la renovación y revisión del proceso de enseñanza y aprendizaje (CP 30) y la trasmisión de no sólo valores enunciados sino también testimoniados.
Deseamos que nuestra Comunidad Educativa sea una Casa con las puertas
abiertas donde sea posible la creación de lazos de familia desde la sencillez, la alegría y la gratuidad. Familia unida en un mismo latido. (CP 27)


VALORES


Nuestra propuesta educativa incluye una referencia explícita a los valores evangélicos. Desde la visión de la persona como hijo de Dios, consideramos el amor como la actitud fundamental que da sentido a los valores que queremos promover.
La fidelidad en la manera de concebir a la persona y al mundo desde el Evangelio  nos lleva a destacar algunas actitudes y valores:

  • Actitud de acogida entre educadores, alumnos y familias, evitando cualquier discriminación por motivos intelectuales, religiosos, económicos o sociales.
  • Atención preferente para todos aquellos alumnos, familias y sectores sociales que son objeto de cualquier tipo de marginación y predilección por los más necesitados.
  • Optimismo y alegría sin dejarnos abatir por las dificultades y educando en el gozo de la fe compartida.
  • Creatividad y espíritu de renovación, huyendo de la rutina, la indiferencia y el conformismo.
  • Honradez y sencillez, que practica el bien sin ostentación, en el conocimiento de la verdad y en la tolerancia; en la colaboración alegre y la paciencia tranquila.
  • Vocación educadora, corresponsabilidad y amor al trabajo, con todo lo que supone de entrega personal y de respeto y servicio a los demás.
  • Capacidad de hacer silencio y contemplar la obra de Dios y su prolongación en el quehacer humano que lleva a maravillarse y a adorar a Dios, autor de todo.
  • Conciencia del compromiso que la aceptación del Evangelio comporta para los creyentes en orden a la transformación del mundo. (CP 16)

0 comentarios:

Publicar un comentario

--

 
Esta web utiliza cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si continuas en ella, se entiende que aceptas el uso de las mismas. OK Más información