EL LÍMITE DEL MAL ES LA MISERICORDIA

No te desaliente el mal, tiene un límite, el bien sin embargo no tiene límite. El mal acaba donde comienza la misericordial de Dios, y ésta es infinita. Dios saca bien del mal, lo envuelve en su corazón y lo transforma en bien. Quizás no lo has vivido porque no has entregado ese dolor, ese mal, ese recuerdo, rencor a Dios para que lo dulcifique con su amor. ¿A qué esperas?
Pide misericordia para acabar con el mal y da tú también misericordia a quien te ofendió y acabará el mal en tu vida.
https://www.colegiodelavictoria.es

Deja una respuesta